La muerte y los niños.

La muerte y los niños no es un tema que se suela tratar. Generalmente solemos buscar información sobre la muerte cuando tenemos un caso cercano y debemos enfrentarnos a la pérdida de un ser querido: un familiar, un amigo o una mascota. 

En nuestra cultura, el tema de la muerte es un poco tabú, y se intenta no hablar de ello. Nos genera sentimientos de tristeza y angustia. Pero lo ideal es que lo abordemos con nuestros peques desde edades tempranas y le demos normalidad, porque es un proceso natural e inevitable.

Hay algunas cuestiones acerca de la muerte que, como padres, es interesante que sepamos.

Hablando de la muerte.

En muchas ocasiones, con intención de evitarles sufrimiento, a los niños se les oculta o se disfraza la muerte, pero debemos comunicarles la noticia lo antes posible y de una forma clara que puedan entender. Lo recomendable es decir a nuestros hijos la verdad y responder a sus preguntas sin disfrazar la realidad, porque eso sólo les confundirá.

Como en todos los momentos en los que tenemos que comunicar una situación delicada, escogeremos un lugar tranquilo, libre de posibles interrupciones, donde el niño pueda expresar sus emociones y formular todas las preguntas que tenga.

Habrá que tener en cuenta la edad del niño para hacer frente a este tema y les  contaremos la verdad adaptada a su forma de entender las cosas.

En los niños, la fantasía lo impregna todo. En los dibujos o en los videojuegos los niños perciben que los que mueren, pueden volver a vivir al cabo de un rato. Pero la realidad no es así. Debemos hacerles entender que la muerte es irreversible, permanente y que no hay vuelta  atrás. Nunca más volveremos a ver a las personas que han fallecido. Y la comprensión de que la muerte es definitiva es lo que hace que el niño se adapte a su nueva situación.

Otro concepto que debemos explicar a nuestros pequeños es que la muerte es universal. Todos vamos a morir. Pero también les diremos que lo razonable es pensar que será cuando hayamos hecho muchas cosas o haya pasado mucho tiempo. Las personas se van para siempre porque es el ciclo de la vida.

También, aunque sean pequeños debemos explicarles que la muerte tiene una causa física, que conlleva el fin de las funciones vitales. Cuando morimos, dejamos de ver, oler, sentir, respirar, pensar… Si se lo explicamos, los niños entenderán que el cuerpo de la persona fallecida ha dejado de funcionar y lo que permanece son los recuerdos. Las cosas que hemos vivido con ellos perdurarán para siempre en nuestro recuerdo.

Aunque pueda parecer extraño, es bueno poder incluir a los niños en la despedida y el  duelo. Porque el duelo es un proceso sano y natural que nos ayuda a aceptar la pérdida que hemos tenido.

Si podemos abordar el tema de la muerte de manera espontánea, sin que haya habido una pérdida reciente, nos resultará más fácil, aunque habrá muchas preguntas que no sepamos responder. Nuestros hijos no buscan explicaciones perfectas, así que no pasa nada por admitir ante ellos que no sabemos determinadas cosas. Pero es importante que sepan que estamos ahí y que pueden hablar con nosotros siempre que quieran.

La Fundación Mario Losantos del Campo ofrece una Guía gratuita descargable sobre duelo infantil en su página web que os puede resultar muy interesante para profundizar más sobre la muerte.

Algunos libros sobre la muerte y el duelo.

Tanto si estás buscando información que os pueda ayudar a sobrellevar una pérdida reciente, como si estás leyendo estás lineas por casualidad, os queremos enseñar y recomendar algunos libros que nos gustan sobre el tema.

Antes, os contaré un pequeño secreto. En mi casa, de vez en cuando, les regalo a mis hijos libros por sorpresa. Se los regalo sin motivo aparente y ni siquiera hago entrega del mismo. Se lo pueden encontrar en la mesa del comedor, sobre su cama o puede que lo descubran un día en la estantería entre sus libros. Y pueden ser de temáticas muy diferentes.

Así es la vida. Editorial Diálogo.

El último que han recibido es “Así es la vida” (Ana-Luisa Ramírez. Carmen Ramírez)

Es un álbum ilustrado fantástico que nos explica que, en ocasiones, las cosas no salen como nosotros quisiéramos.

En la parte final también se aborda el tema de la pérdida, porque la muerte forma parte de la vida.

Un libro que es un canto a la vida y que debería estar en todas nuestras librerías.

 

«Seguramente, cuando las cosas no salen como quisiéramos, es porque se nos está invitando a hacer nuevos descubrimientos. Cada día se estrena una vida. ¡Y no nos la podemos perder!

Portada del libro en el que aparecen varias niñas con objetos cotidianos

¡Yo quiero saber de verdad qué es la muerte! Editorial Takatuka.

fotografía en la que aparece el libro "Yo quiero saber de verdad qué es la muerte"

Un día recibimos en la librería un libro que me pareció muy interesante. Se convirtió en otro “libro sorpresa” que se encontraron Alicia y Pablo un día entre los libros de su estantería. La relación entre la muerte y los niños se ve perfectamente en este libro.

“Yo quiero saber de verdad lo que es la muerte” (Monsieur Mouch. María-Paz) está escrito en “clave de humor” y a modo de viñetas tipo cómic.

A través de la conversación entre dos amigos, los niños podrán responder a algunas de las preguntas y curiosidades sobre la muerte.

«Cuando Emma ve que el gato de Julio ha cazado un pajarito, se plantea muchas preguntas acerca de lo que es de verdad la muerte. Por suerte, su amigo Julio sabe mucho del tema. Con la ayuda de su cuaderno de dibujos, éste le explica qué es la muerte y que no tiene por qué preocuparse, pues los dos tienen toda la vida por delante»

¿Y si morir fuera como convertirse en mariposa?. Editorial Emonautas.

Escrito por Pimm van Hest e ilustrado por Lisa Brandenburg,  es un  precioso álbum ilustrado que da rienda suelta a los niños para que expresen sus preguntas, miedos, reflexiones e ideas sobre la muerte.

Nos puede servir como apoyo a nuestras propias preguntas y como hilo conductor de la conversación con nuestros hijos.

Además, incluye una guía didáctica de la terapeuta de duelo Rebecca Dabekaussen, sobre cómo abordar con los pequeños este tema tan complejo y al mismo tiempo inevitable.

«- Abuelo, ¿tú te vas a morir?

 – Algún día corazón. Pero espero que no sea pronto.»

Fotografía en la que aparece el libro "¿Y si morir fuera como convertirse en mariposa?"

Vacío. Editorial Penguin Random House.

Fotografía en la que sale el libro "Vacío"

“Vacío” , escrito e ilustrado por Anna Llenas, es un libro muy visual y poético.

Nos habla de la resiliencia o la capacidad de sobreponerse a la adversidad y encontrarle un sentido.

El libro cuenta la historia de Julia, una niña que un día, de golpe, encontró un gran vacío en su interior.

A lo largo del libro intentará tapar ese gran agujero de muchas maneras distintas.

«La vida está llena de encuentros. Y también de pérdidas. A veces estas pérdidas son insignificantes, como perder un papel o un lápiz. Pero hay otras que pueden ser importantes como perder un proyecto, la salud o una persona querida».

Para siempre. Camino García editora.

Escrito por Camino García e ilustrado por Marco Recuero, nos permite hablar con los niños de la muerte. Y entender que la muerte forma parte del ciclo de la vida.

A lo largo del libro, una niña relata las cosas que le cuentan los adultos sobre la muerte y las reflexiones que van teniendo lugar.

Con este libro los niños se podrán sentir identificados con algunos de sus pensamientos.

Es un libro que puede invitar al diálogo con los pequeños.

«La muerte es un hecho natural, tan inherente a la vida como otros acontecimientos de los que se habla con naturalidad con los niños.

Cuando alguien se muere no se va del todo, porque aquello que nos ha dado es nuestro para siempre».

Fotografía en la que aparece el libro "Para siempre"

El hilo invisible. Editorial B de blok.

Fotografía en la que aparece el cuento "El hilo invisible"

 Escrito por Miriam Tirado e ilustrado por Marta Moreno, es un libro estupendo que nos habla del vínculo que nos une a las personas que queremos.

Explica que todos tenemos unos hilos que nos conectan aunque no estemos juntos.

Es un libro que nos puede ayudar en cualquier momento de separación y también en los casos de duelo por la muerte de un ser querido.

Además tiene una edición en pop-up con hojas más rígidas, que es una versión resumida para los más pequeños.

«Nura nunca más tendrá miedo cuando no esté con sus seres queridos porque sabe que a través del hilo invisible está ligada a ellos más allá del tiempo y del espacio. ¡Y qué estarán conectados para siempre».

El árbol de los recuerdos. Editorial NubeOcho.

Escrito e ilustrado por Britta Teckentrup, es un precioso álbum ilustrado que nos enseña, a través de los animales que viven en el bosque, como a través de los recuerdos siempre conseguiremos tener con nosotros a aquellos que queremos.

«Todo alrededor de Zorro estaba tranquilo y en paz. La nieve comenzaba a caer con delicadeza, cubriendo su cuerpo con un suave manto. 

Zorro había tenido una vida larga y feliz, pero ahora estaba cansado. Observó su querido bosque una última vez y cerró los ojos para siempre» 

Fotografía en la que aparece el cuento "El árbol de los recuerdos"

Siempre. Editorial Bruño.

Fotografía en la que aparece el cuento "Siempre"

Escrito por Ana Galán e ilustrado por Marta Sedano, es un tierno álbum ilustrado en el que mamá oso le explica a su hijo que siempre estarán juntos.

Que cuando ya no puedan verse, siempre podrán estar juntos gracias a los recuerdos de los momentos vividos.

«Por fin había llegado la hora de la siesta. Osito bostezó y se acurrucó al lado de su mamá. Cerró los ojos y sonrió. De pronto, abrió los ojos preocupado y preguntó:

  – Mamá, ¿tú siempre estarás conmigo?»

Otros libros sobre la muerte.

La muerte y los niños, por suerte, es un tema muy recurrente dentro de la literatura infantil.

Otros libros que podéis tener en cuenta para hablar con vuestros hijos de la muerte son:

  • “Efímera”, de Stéphane Sénégas. Editorial Takatuka. Es un álbum ilustrado que nos explica, a través de dos niños que se encuentran este insecto tan especial que apenas llega a vivir veinticuatro horas, que la vida es corta y debemos disfrutarla al máximo.
  •  “La isla del abuelo”, de Benji Davies. Andana Editorial. Es un álbum ilustrado que cuenta la separación de un niño y su abuelo. Aunque podemos intuir que trata de la muerte, en ningún momento se menciona de forma explícita. Además nos muestra que el abuelo se queda en compañía y en un lugar hermoso. Es un libro precioso y reconfortante que nos muestra como las personas que queremos permanecen cerca siempre.
  • “¡No es fácil pequeña ardilla!”, de Elisa Ramón y Rosa Osuna. Editorial Kalandraka. Es un álbum ilustrado que  nos cuenta que Pequeña Ardilla está muy triste porque ha muerto su mamá y piensa que nunca más podrá volver a ser feliz. Pero la vida continúa y los recuerdos y el amor le ayudarán a superarlo.
  • “Bolita de Nube”, de Alex de Marcos Mundopiruuu. Editorial Miau (Jaguar). Es un álbum ilustrado sobre la amistad, el amor, la perdida, el duelo y la superación.
  • “Pepe piensa…Y después, ¿qué pasa?”, de Michel Piquemal y Thomas Baas. Editorial SM. Dentro de la colección que la editorial SM tiene para primeros lectores en el Barco de Vapor, existe la serie “Pepe piensa”, en la que el protagonista se pregunta muchas cosas sobre temas cotidianos. En este título aborda, de una manera sencilla y desde el humor, el tema de la muerte. Incluye al final unas propuestas para que podamos pensar y hablar con los niños.

Existen muchos libros para abordar el duelo tras una muerte. Aquí hemos hecho reseña solo de algunos de ellos.

Esperamos de corazón que el contenido de este artículo os pueda resultar útil y os ayude.

La Marmota
La Marmota
¡Gracias por estar en mi Blog! ¡Si quieres comentar esta entrada me hará mucha ilusión!