Educación financiera para peques

«Mamá, cómprame este violín de juguete»

– Mami, cómprame este violín de juguete ¡me encanta!

 -No, cariño, que cuesta mucho dinerito.

– Es que lo quiero mucho mucho.

– No te preocupes, que me lo apunto para tu cumpleaños, o también se lo puedes pedir a los Reyes Magos esta Navidad ¿Qué te parece?

¿Os resulta familiar esta escena? ¿Cuántas veces nuestro peques nos piden que les compremos juguetes o algo que ven sin ningún motivo que lo justifique?

Empezar con la educación financiera desde que son pequeños es muy recomendable para que valoren lo que tienen y aprendan que las cosas cuestan dinero.

Mi hija mayor Alicia, que por entonces tenía seis años, se “enamoró” de un violín de juguete que vimos en un escaparate una tarde que paseábamos por el centro de la ciudad. No le convencieron las alternativas que yo le había propuesto para no comprarle el violín en ese momento.

Esa misma noche, ya metida en su cama, justo antes de dormir, me contó los “cálculos” que había estado haciendo para conseguir el dinero suficiente para poder comprarse el ansiado violín.

El Ratoncito Pérez, cada vez que ha venido a casa a recoger un diente que se ha caído, además de traer un pequeño regalito, siempre ha dejado una moneda de 1 euro bajo la almohada. Acordándose de eso, Alicia me explicó la solución:

 

 – Mami, si se me caen todos los dientes y muelas que no se me han caído aún ¡conseguiré el dinero suficiente para comprar el violín!

Alicia ya atesoraba varias monedas que guardaba en su hucha, pero lo cierto es que todavía no tenía conocimiento ni del valor del dinero y menos aún qué era eso del ahorro y el gasto.

-¡Mami, tengo 5 euros! 

Aproveché que Alicia está aprendiendo a sumar y a restar para que fuera consciente del dinero que tenía ahorrado y de lo que le faltaba para poder comprar el violín.

– ¡Me faltan 14 euros! ¡Eso es mucho! – me dijo desilusionada

Si se lo explicamos, los niños entenderán que papá y mamá “no fabrican el dinero” a su antojo, sino que cuesta esfuerzo conseguirlo.

Los niños y niñas tienen una asombrosa capacidad de aprendizaje, y es fundamental aprovechar esa capacidad para que aprendan a gestionar sus finanzas desde que son pequeños.

– El Ratoncito Pérez ya te ha dejado alguna moneda… Y cuando vienes de casa del abuelo muchas veces traes alguna monedita en el bolsillo ¿verdad? Si quieres el violín es genial que vayas guardando el dinero en tu hucha para que cuando tengas el suficiente puedas comprarlo.

Una manera de enseñar educación financiera desde edades tempranas es fomentando el hábito del ahorro, y cuando son pequeños las huchas vienen fenomenal.

Libros sobre educación financiera para peques

¡Cómprame la moto roja!, de la editorial SM, es un divertido libro de la Serie Blanca de El Barco de Vapor,  Pepe piensa,  para primeros lectores que aborda el tema del consumismo.

Además, al final del libro se presenta un juego y varias preguntas que pueden favorecer el diálogo sobre este tema con nuestros peques. También se incluyen algunas reflexiones para saber más y que podamos hablar de ello.

Foto en la que aparece el libro Cómprame la moto roja, junto a unas monedas

Pepe se pregunta por qué no puede tener esa moto de juguete que ha visto en el supermercado.

Es tan chula, tan barta, tan roja…

¡La necesita ahora mismo!

Otra manera de enseñar educación financiera cuando son más mayores es a través de una paga fija semanal.

En alguna ocasión, hablando con amigas, nos hemos planteado eso de las pagas y de su conveniencia.

Coincidíamos en que dar dinero a nuestros hijos por hacerse la cama o ayudar a poner la mesa, por ejemplo, no era conveniente. Los niños deben colaborar en las tareas de la casa en la medida de sus posibilidades sin que haya una compensación económica por hacerlo.

Y entonces ¿por qué dar una paga? Porque con ella aprenderán que el dinero es limitado, que deben priorizar y no se pueden comprar todo lo que quieran, y que ahorrar requiere un esfuerzo.

Seguro que os preguntaréis ¿cuándo es recomendable empezar a dar una paga semanal a nuestros hijos? Pues a partir del momento en el que los niños son capaces de reconocer el valor numérico de las diferentes monedas.

La imprescindible guía sobre el dinero, de la editorial SM, recoge sencillas definiciones para que los niños puedan comprender un poco mejor cómo utilizamos el dinero, se familiaricen con la economía y aprendan a desarrollar buenos hábitos de gestión del dinero.

Esta guía está repleta de sencillas definiciones, datos increíbles y divertidísimas ilustraciones que te ayudarán a comprender mejor cómo utilizamos el dinero.

Gracias a ella, te familiarizarás con la economía y aprenderás a desarrollar buenos hábitos de gestión del dinero.

portada del libro junto a un montón de dinero

Otros libros que nos han gustado sobre la educación financiera para peques son «¿Qué es el dinero? y «¡El dinero no cae del cielo!»

Con ¡El dinero no cae del cielo!, de la editorial Edebe, encontraremos respuesta a múltiples preguntas que nos surgen sobre el dinero. Un libro directo, sencillo y ameno para introducirnos en la temática.

En ¿Qué es el dinero? Lecciones de economía para niños curiosos, de la editorial Kitsune Kids, podremos aprender sobre nociones básicas sobre el dinero y profundizar un poco más para tener una relación sana con el mismo.

Foto en la que aparecen dos libros: Qué es el dinero y El dinero no cae del cielo

Algunos conceptos sobre economía

Con la educación financiera para peques les podemos enseñar algunos conceptos básicos sobre el dinero:

Gastos – Es fundamental que los gastos estén controlados y que se encuentren por debajo de nuestros ingresos, para poder ahorrar. Un concepto importante es que no se debe gastar más dinero del que uno tiene.

Ingresos – Suelen estar compuestos por un salario que se recibe por un trabajo que realizamos.

Ahorro El control de gastos nos permite ahorrar para poder hacer frente a imprevistos y gastos inesperados.

Inversión – El ahorro, a su vez, ayuda a poder invertir en activos que generen una rentabilidad que nos ayude a superar periodos de crisis o que se puedan vender en el futuro una vez hayan aumentado su valor.

La economía financiera para peques sigue siendo la gran asignatura pendiente en los planes de estudio.

Sería muy interesante que la educación financiera formara parte de los planes de estudios de los niños y adolescentes, para que sean capaces de gestionar su dinero y tomar buenas decisiones.

Mientras tanto, nos corresponde a los padres enseñarles conceptos básicos sobre el dinero, para que conozcan su valor, saber cómo se consigue y a qué se puede destinar.

Si, además de iniciar a tus peques en la educación financiera quieres incorporar algunos hábitos sencillos, te recomendamos otro artículo de nuestro blog.

«Hábitos saludables para empezar bien el curso»

La Marmota
La Marmota
¡Gracias por estar en mi Blog! ¡Si quieres comentar esta entrada me hará mucha ilusión!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.